El etiquetado medioambiental y la poca vergüenza

A estas alturas todo el mundo conoce las etiquetas medioambientales que todos los vehículos, incluidas las motos, deben llevar para acceder a algunas zonas de algunas ciudades. Desde este humilde blog vamos a ofrecer una visión que a muchos va a sorprender sobre este asunto.

Todo arranca desde la aparición del Plan Aire y el Plan Aire II. Para amantes de los datos sobre contaminación tenéis, en el enlace que os he puesto, diagramas y gráficos de todos los colores para que podáis analizarlos concienzudamente. Se analizan datos y datos sobre emisiones a la atmósfera, etc.

Y es que de análisis va todo esto. Más bien del NO ANÁLISIS que tiene lugar en las emisiones de los vehículos, en general, y de las motos, en particular.

Polución en Hong Kong.

Si investigamos un poco en las webs de los fabricantes de coches y motocicletas, podemos apreciar que se incluyen unos datos relativos a la cantidad de gases que emiten por kilómetro recorrido. Por ejemplo, nos ofrecen los datos sobre CO2 emitido a la atmósfera:

  • Seat Ateca: versión gasolina TSI 150cv: 126 g/km; versión diésel 115cv: 120 g/km.
  • Citroen C4 Spacetourer: versión gasolina Puretech: 144 g/km; versión diésel BlueHDI: 134 g/km.
  • BMW X5 gasolina 340cv: 193-207 g/km; versión diésel 265cv: 158-179 g/km.
  • Toyota Prius +7 e-CVT: 112 g/km.
Todoterreno BMW.

Y ahora vayamos con algunas motocicletas y scooters:

  • Yamaha Xmax 125, 63 g/km.
  • Piaggio Beverly 300, 78 g/km.
  • Triumph Tiger 800, 107 g/km.
  • BMW R1250 GS, 110 g/km.

Lo primero que nos damos cuenta es que las motos emiten menos CO2 a la atmósfera que los coches, algo evidente.

Las etiquetas medioambientales, a modo de resumen, se clasifican en:

  • Etiqueta B. Vehículos gasolina EURO 3 y diésel EURO 4 y 5.
  • Etiqueta C. Vehículos gasolina EURO 4, 5 y 6 y diésel EURO 6.
  • Etiqueta ECO. Híbridos enchufables que superen los 40Km de autonomía, híbridos no enchufables, vehículos propulsados por gas (GLP o GNC) que además deberán ser etiqueta C, o sea, en su versión gasolina ser EURO 4, 5 y 6 y en diésel EURO 6.
  • Etiqueta CERO emisiones. Coches 100% eléctricos.

Antes de entrar en materia, debemos preguntarnos: ¿qué organismo es el encargado de realizar las mediciones en los vehículos?
En España ninguno.
Es curioso saber que tan solo existe un laboratorio específico de emisiones de vehículos y está en Alemania. Además, las pruebas que se realizan son siempre en laboratorio, nada de pruebas ajustadas a un uso real del vehículo. O sea, no existen pruebas de alguna unidad al azar y en su entorno habitual (carretera abierta). ¿Son reales, pues, estas mediciones? Yo creo que no.

No existe un organismo oficial que se encargue de realizar mediciones de los vehículos

Si queremos entonces regular correctamente a los vehículos que circulan por nuestro país… ¿Por qué no existe un organismo que se encargue de esto?


Pero ahondemos más… En base a las mediciones que dictan los propios fabricantes o este laboratorio, ¿por qué se realiza esta división de etiquetas medioambientales tan injusta? Porque tenemos claro que estamos metiendo en el mismo saco a vehículos que, contaminando muchísimos menos, poseen la misma certificación ambiental… Una Yamaha Xmax de 125cc emite 63 g/km de CO2 a la atmósfera y posee una etiqueta ambiental C. Un BMW X5 de gasolina emite más del triple, pero comparte pegatina con la Yamaha.

Y ahora añadamos algo más de salsa… ¿Sabes que un supuesto vehículo de 400cv con un minidepósito instalado de GLP (Gas Licuado del Petróleo) o GNC (Gas Natural comprimido) que puede emitir perfectamente más de 220 g/km, el cuádruple que el scooter, puede obtener la catalogación de ECO por el mero hecho de llevar ese pequeño depósito de GLP/GNC? Igual ocurre con los nuevos híbridos. Algunos incluyen una pequeña batería con escasísima autonomía, pero suficiente para llevar etiqueta ECO.

¿Te das cuenta cómo todo es una farsa? Quien tenga un deportivo y quiera una etiqueta ECO para evitar las restricciones tan solo tiene que instalar un depósito GLP (prácticamente da igual la capacidad) para obtener la dichosa pegatina “ecológica”. Eso sí, seguirá emitiendo los mismos gramos de CO2 por kilómetro. Absurdo. Ilógico.

Quien hace la ley, hace la trampa. Instalar un minidepósito GLP o una pequeña batería hará que tu vehículo pueda ser catalogado como “ECO”

Que no te engañen más. No sé si hay un solo culpable, algún inepto o es una confabulación judeo-másonica entre los fabricantes de coches (industria muy importante en nuestro país) y el Gobierno. Ni idea. Lo que sí sé es que si pretendemos emitir menos, e incluso restringir vehículos por su grado contaminante, no lo estamos haciendo. O mejor dicho, no se quiere hacer.
¿Tan difícil es dotar medios a algún organismo dependiente del Estado para realizar pruebas de medición que cataloguen a los coches en varios grupos? No. Rotundamente no.

 

 

About the author

Comments

  1. Hola Marcos! Está muy claro todo lo que comentas. Este etiquetado nos confunde, ya que no clasifica por contaminantes, sino más por tipo propulsión, algo muy injusto. Pero creo que caerá por su propio peso cuando se vea que no funciona dentro de unos años, con mayoria de coches etiquetados “ecológicos” y que sigan las grandes ciudades igual de grises… Un saludo Marcos!!!

  2. Hola Guillermo. Me alegra verte por aquí…
    ¿Qué tal todo?
    Lamentablemente no sé si estamos ante la incompetencia de un Estado (incluyo a todos los gobiernos) o realmente existen intereses ocultos en esta pantomima del etiquetado medioambiental.
    Seguiré investigando porque no logro entenderlo.
    Un saludo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.