Evitar que te roben la moto

Es imposible evitar que te roben la moto.

Así, de sopetón.

No obstante, como amantes fieles que somos de nuestras máquinas, a veces rayando el extremo, debemos y podemos tener en cuenta algunos detalles para evitar, en la medida de lo posible, que algún amigo de lo ajeno nos afane la moto.

Hace un par de días me enviaron un mensaje por WhatsApp con un vídeo donde se veían robos en Inglaterra, concretamente en Londres. Quedé estupefacto.

Creo que algunos hemos visto vídeos de robos a mano armada en otros países, pero nunca con técnicas similares a este lado del charco. No he visto ningún “atraco” todavía, aunque no me extraña que haya habido alguno ya. Pero sí he visto cómo roban motos a plena luz del día, con gente pasando. Y al que se acerque lo amenazan. A lo máximo que puedes llegar es a grabarles, pero solo para tener un bonito recuerdo de cómo se llevan una moto. Van tapados para que no se les reconozca y utilizan métodos hasta ahora nunca vistos.

No me extraña que dentro de nada importemos esta moda aquí en España. Aquí, en la mayoría de casos, el modus operandi de estos malhechores es el cargar con la moto e introducirla en un furgón. Rápido, preciso. En pocos segundos tu moto pasa a otras manos. Tan rápido y tan triste.

Pero… ¿Qué podemos hacer para evitar esto en la medida de lo posible?

Bajo mi experiencia, y tras leer y leer algunos artículos sobre robos de motocicletas, creo que debemos diferenciar en si la moto la aparcamos en la calle o en garaje. O una combinación de ambos, si es que la utilizas para ir a trabajar, como es mi caso.

En parking

Muchas veces pensamos que por el hecho de tener nuestra moto en un parking es ya definitivo para evitar el robo. Y todo lo contrario. El ladrón siempre tiene una premisa: evitar que lo cojan. Y un parking, a pesar de ser una zona cerrada, es un lugar con poco tránsito, sobre todo a ciertas horas diurnas y algunas nocturnas. Introducir una furgoneta a un parking privado es más fácil de lo que crees. Para evitar ser cazados el ladrón tiene en cuenta unos aspectos que no deberíamos pasar por alto. Esto hará conocer cuáles son sus puntos débiles. Sí, los tienen.

Partiendo de la premisa que “si quieren robar tu moto lo van a hacer”, algo que es tristemente cierto, vamos a centrarnos en que no nos ocurra. O al menos en tener las menos papeletas posibles para que nos roben la moto.

Si la dejamos en parking es fundamental, básico e incluso necesario que anclemos la moto al suelo o, mejor todavía, a la pared. Para anclar la moto podemos utilizar unas estructuras metálicas que existen en el mercado, tipo argolla, por ejemplo, para poder pasar una cadena. Eso sí, la cadena deberá ser de máxima calidad. Yo recomiendo que utilicéis siempre la de mayor diámetro en milímetros que se pueda uno permitir. Por ejemplo: 16 u 18mm. Y también que sea de acero endurecido. Si crees que una cadena de 60/80 euros puede valer… Estás muy equivocado. Estas cadenas de calidad valen dos y hasta tres veces más. Merece la pena en invertir en ellas. Otro aspecto fundamental es el candado. De nada servirá tener la mejor cadena si la unimos con un candado de baja o media calidad. Hay que dejarse el dinero.

Para anclar la moto en este tipo de estructuras, como hemos dicho, es recomendable hacerlo en la pared, pues ahí los cacos no tienen tantos apoyos para poder utilizar las herramientas que lleven. A veces no tienes una pared cerca, o está demasiado lejos… Pues en ese caso al suelo, que en los parkings comunitarios suelen ser de hormigón.

Estas estructuras tienen unos tornillos inviolables. Hay que utilizarlos, de lo contrario con una simple llave podrían quitar el anclaje y el robo sería de lo más fácil del mundo. Y la cara que se te queda… Mejor no decimos nada.

anclaje

 

Yo recomiendo anclar la moto con esta estructura a la rueda trasera. Y después, utilizar una horquilla tipo “U” para la rueda delantera.

¿Marcas? Las hay de todas las clases, pero yo recomiendo:

Cadenas: Almax, Abus, Oxford, Luma y Artago. Las Almax tienen muy buena fama y se venden en Reino Unido.

Eso sí, siempre de acero endurecido.

Horquillas tipo U: las tope de gama de Abus, Artago y Luma.

 

En la calle

En la calle la cosa cambia completamente. Aquí, en la mayoría de los casos no podremos anclar la moto a ningún sitio. Sí, algunos diréis que se podría hacer anclando la moto al mobiliario urbano. Perfecto. Si tenéis opción de hacerlo, genial. Pero normalmente no podemos.

Partiendo de esta premisa, lo que podemos hacer es tener en cuenta algunos detalles importantes:

  • Dejar la moto siempre en calles concurridas. No es que la gente vaya a hacer algo por tu moto. No cuentes con ello. Pero sí los cacos se retraen mucho más.
  • Evitar dejar la moto cerca de la carretera. Utiliza la acera. En algunas ciudades está permitido. En otras no. Ahí tendrás que valorar la posibilidad de que te multen o que te la roben. Yo lo tengo claro.
  • Utiliza aceras anchas, que estén alejadas de la carretera. Ahí no podrá acceder ninguna furgoneta, por lo que dificultas sobremanera que puedan ir a por ella. ¿Te imaginas a 4 o 5 tíos llevando una moto a pulso durante 5 o 6 metros de acerado para llevarla a un furgón? ¿En una calle concurrida? Es poco probable, ¿verdad?
  • Utiliza tu mejor antirrobo en la rueda trasera. Si quieren arrastrar tu moto, es más fácil levantarla por el lado delantero, pues pesa muchísimo menos. Hacerlo por detrás es más complicado.
  • No facilites que puedan romper los antirrobos. Hay que evitar colocarlos apoyados al suelo. Intenta pasarlo por el disco de freno, por algún lugar de la moto para que se quede “suspendido” y no toque el suelo. Así les resultará más difícil romperlo.
  • Utiliza los tope de gama. Esto se trata de ganar tiempo. Que tarden en romper un antirrobo. Y los más caros son los más difíciles de romper.
  • Utiliza una alarma. Hoy día hay alarmas que te avisan al móvil por precios módicos. Siempre merecen la pena. El caco no quiere llamar la atención. Si comete un error, es mejor que la alarma suene y, si encima te avisa, genial.
  • Utiliza dos antirrobos. Uno para la rueda delantera y otro para la rueda trasera. Siempre.
  • Si utilizas un antirrobo tipo pinza, para la pinza de frenos, cuando la coloques, hazlo con su cerradura hacia dentro de la rueda. Recuerda: se trata de dificultar, de que les lleve tiempo robarla.
  • Evitar la comodidad. Vamos en moto, llegamos antes que nadie a cualquier sitio. Nos gusta fardar y aparcar en la puerta del lugar al que vamos. Sí. Pero a veces eso no es el mejor método disuasorio. Como he comentado antes, escoger un buen lugar para dejar la moto puede salvarnos. Es conveniente andar un poco para llegar al lugar pero estar tranquilos que la dejamos en un lugar más seguro.

Si conocéis algún detalle para ampliar esta lista de consejos podéis adjuntarlos en los comentarios.

 

 

 

 

About the author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.