Triumph Tiger 800 tras un año de uso

El pasado mes de marzo hará un año que cambié mi antigua R 1200 GS de BMW a esta Triumph Tiger 800, modelo XRx. Tras unos pocos meses de uso, realicé alguna review, en cuatro partes, aquí puedes ver la primera entrada.

En esta recogida de primeras impresiones, me propuse también realizar otra un poco más a fondo pero más adelante. Bien, creo que ese momento ha llegado y este es el resultado:

Empezaré por los puntos más conflictivos que se le achacan a esta moto, para seguir por los puntos fuertes y terminando por mis sensaciones generales.

Los que me seguís en el blog sabéis que practico lo que yo denomino “tranquitrail”, aunque ya lo de trail se ha quedado prácticamente en exclusiva por la tipología de la moto, y no por mis salidas al campo. Eso sí, ahora me desquito por lo marrón con la MTB y a base de bien. Pero sigamos… Con este pliego de descarga de responsabilidad, no quiero que mis opiniones se traduzcan como una verdad absoluta, pues cada uno tendrá sensaciones diferentes. En los foros, muchas veces, nos topamos con usuarios que echan muchas cosas en falta en la moto que se han comprado, denotando que igual deberían haber cogido otro modelo e incluso otro estilo (tipo R, naked…).

Cojo la moto a diario para ir a trabajar (algo que me produce placer, sinceramente), y de vez en cuando salgo, cuando puedo y me dan el permiso bonomoto en casa, los fines de semana, solo y acompañado. A mi me gusta disfrutar de la carretera, pero nunca ir a cuchillo ni ir con el corazón a 200 pulsaciones. Para mí la moto es otra cosa, por lo que si buscas deportividad en mis comentarios, este no es tu sitio.

Frenos

A esta moto siempre se le ha achacado que “no frena”. A mí me parece un comentario exagerado, la verdad. Frenar, frena. Otra cosa es que busques sensaciones de frenado de moto tipo R en una moto trail asfáltica. Sí es cierto que podría ser mejor. De hecho, el nuevo modelo de Tiger ya incorpora un sistema de frenado diferente. En los modelos anteriores a 2018 el sistema lo componía unas pinzas Nissin, de origen nipón. En los modelos de 2018 este sistema se ha encargado a Brembo, aunque parece ser que sigue pecando, para ciertos probadores, de falta de mordiente en la frenada.

Tras este año he realizado frenadas de todo tipo. Alguna de emergencia, y sí he notado diferencias respecto a la BMW (os recuerdo que tenía el mejor sistema de frenado jamás inventado: el servofreno y combinado). Esto no significa que a pesar de haber diferencias haya descontento. No lo hay. Eso sí, me he tenido que acostumbrar a frenar con dos dedos, para que el empuje de la maneta sea más fuerte. Antes lo hacía con un dedo y sobraba. Ahora también he de ayudarme con el freno trasero para hacer frenadas efectivas (esto antes lo hacía el sistema combinado de BMW por sí solo). Total, cuestión de adaptarse, y tras un año ya lo he hecho.

No obstante, y habiendo probado otras motos, sí hecho en falta un poco de más mordiente. Según algunos usuarios la frenada mejora con el cambio de pastillas a EBC HH (sinterizadas). Cuando toque el cambio veremos.

 

Suspensión delantera

Aquí otro punto conflictivo de la moto. En los modelos asfálticos se confiere la suspensión trasera y delantera a Showa, con barras de 43mm y un recorrido de 180mm sin posibilidad de ajuste en precarga. Son blandas, como es característico en una moto trail. Eso sí, para la versión asfáltica es cierto que muchos usuarios la califican como insuficiente, tanto por su tarado como comportamiento en general. Según el uso que yo le he dado, el comportamiento es correcto, sin más, sin alardes ni florituras. Una horquilla convencional que da lo que da. Yo no la calificaría de insuficiente, pero tampoco le daría una nota más elevada. Tan solo un 5/10.

El conjunto horquilla pinzas de freno es, con diferencia, lo peor de la moto. Ojo. Peor no significa malo. Tan solo son correctas, suficientes para la gran mayoría de usuarios.

Os recuerdo que en mi anterior moto, con el telelever y el sistema de frenado combinado con servofreno, la conjunción era simplemente perfecta. Así que las diferencias que debía haber notado entre un sistema y otro deberían haber sido mayores. Y como no ha sido así, por eso las califico de suficientes para la mayoría de usuarios.

 

Motor y comportamiento en general

Sin duda es lo mejor de la moto. El motor tricilíndrico es una delicia. Puede que sea cierto que peque de más punch, pero lo compensa con una capacidad de estiramiento en cuanto a revoluciones magnífica. A bajas, medias y altas vueltas su comportamiento es magnífico. Le estrujas y te responde en todos los regímenes. Es suave para ir tranquilo y con respuesta agresiva si lo necesitas. Sus diferentes mapas se ajustan a la perfección. Cuando llueves eliges el modo Rider y lo configuras en modo Rain, la moto se vuelve tranquila, dócil, suave, y con todos los sistemas en alerta máxima: control de tracción y ABS. En el modo Sport la moto se vuelve agresiva, con más respuesta en el puño de gas y con los sistemas de tracción y ABS menos intrusivos. El modo Road es para el día a día, para viajar y dar una vuelta sin más pretensiones.

Sirve para viajar, para ir al trabajo, para dar una vuelta tranquila, para salir un fin de semana de forma alegre (sin pasarse). Es una moto para todo. Ágil en todas las situaciones. Buena capacidad de carga constatada en el viaje a Portugal. No sé cómo se comportará con pasajero y carga, pero creo que más que suficiente por lo que he podido leer a otros usuarios.

El equipamiento es magnífico: ABS, control de tracción, faros antiniebla, puños calefactables, modos de conducción, pantalla regulable, maletas laterales y baúl de aluminio originales, asiento confort que es una auténtica delicia…

 

Mi valoración personal

En conjunto la moto es muy buena. Sí es cierto que algunos componentes de forma individual (frenos y horquillas) podrían ser mejores, pero en conjunto la moto cumple en todas las expectativas (no la he metido por lo marrón, pero seguro que también cumple por pistas sencillas).

A día de hoy sigo con la duda de haber elegido o no el modo off-road, a pesar de no haber metido mi moto en ninguna salida campera. Las razones de este run-run o duda son claras: primero la suspensión WP del modelo XC (off-road). Son ajustables y de mayor recorrido; y segundo porque la altura de este modelo es mucho mayor. Esto sin duda es mejor para mi tamaño, aunque no determinante.

A la moto le he añadido algunos componentes:

  • Pantalla más alta. En mi caso era muy necesario debido a mi altura. La pantalla original es escasa e insuficiente si mides más de 1’75. Yo opté por una pantalla ahumada de la marca Puig. Protege bien, pero flexa demasiado a altas velocidades.
  • Scottoiler. Una maravilla. Te olvidas de engrasar la cadena. En mi caso opté por el aceite rojo, pues las temperaturas que tenemos por mi zona así lo aconsejan.
  • Alarma. Una con GPS para poder localizar la moto en cualquier momento. Muy aconsejable también y muy contento.

 

About the author

Comments

    1. Hola Javi.
      La alarma se llama Bretto, y puedes buscarla en Google. La instalación es sencilla. Ellos te dan todos los pasos que tienes que seguir.
      Estoy muy contento con la alarma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.