Vacaciones 2019. De Ciudad Rodrigo a Monforte de Lemos pasando por Santiago de Compostela. Capítulo 2

Vacaciones 2019. Capítulo 2.

Esta jornada sufrió varios cambios respecto a lo que habíamos planteado inicialmente. De todas formas, era la jornada más aburrida, al menos para mi. Si has llegado hasta aquí y deseas seguir la serie, haz clic aquí.

Y es que a veces, viajar en moto es relativo, sobre todo si hablamos del tiempo que vamos a emplear en ir a uno u otro sitio. Somos capaces de tardar varias horas en hacer un trayecto de 150 km y una sola en realizar otros 100 km. En nuestras Vacaciones 2019 también había un trayecto aburrido. Y este era el día.

Silvia aterrizaba alrededor de las 12:40 en Lavacolla (aeropuerto de Santiago de Compostela). Esto me obligaba a despertarme temprano para estar a tiempo de recogerla. Sin embargo, no se trataba tampoco de ir corriendo ni darse un madrugón que luego pudiera pasar factura en la jornada maratoniana que teníamos por delante.

La idea era recoger a Silvia mientras Isa y José se pegaban una buena ruta bien por los Lagos de Sanabria o por el norte de Portugal. Por carretera nacional o inferior, se entiende. La zona elegida fue finalmente Portugal.

Aquí podéis ver la ruta que ellos tomaron:

Desde luego que no le faltaron curvas…

El punto de encuentro lo habíamos fijado en los cañones del Sil, para poder disfrutar de la zona (muy recomendable) antes de llegar a Monforte de Lemos, lugar donde habíamos cogido el hotel para esa noche.

Una paliza.

De Ciudad Rodrigo a Santiago ya eran más de 500 km por autovía. A eso había que añadir la ruta “de vuelta” a los cañones del Sil y luego subir a Monforte de Lemos. Si no mal recuerdo eran casi 700 km y todo el día subido a la moto.

Una vez que recogí a Silvia (tuvo que esperar pues su vuelo llegó con 30′ de adelanto, y yo iba con retraso), nos dirigimos hacia el punto de encuentro.

El camino hacia Santiago… Aburrido. Tedioso. Solo el Cruise control de la moto, los tapones Alpine Motosafe y la música del intercomunicador paliaron el rollazo tremendo que representa ir por autovía.

Con Silvia en la moto ponemos rumbo a los Cañones del Sil. Pero teníamos que parar a comer, cosa que decidimos hacerlo en ruta, en una gasolinera y a modo de sándwich, pues queríamos llegar a tiempo al punto de encuentro. Íbamos muy justos. El problema fue que paramos en dos gasolineras y en ninguna de ellas había sándwich que llevarse a la boca. No tuvimos más opciones que pararnos en un restaurante a tomar un menú. Esto provocó que llegáramos tarde a la cita.

La ruta definitiva del día 2.

Isa y José esperaron pacientemente en el lugar indicado, pero al ir tan tarde ocurrió lo siguiente:

Ya entrados en Ourense notamos que el calor estaba empezando a hacer mella en nosotros. El termómetro había subido considerablemente, sobre todo al realizar la bajada a Ourense. Una bofetada de calor que nos recordó a las que sufrimos en Sevilla cuando salimos de un local con aire acondicionado en pleno mes de julio. Fue entrar en Ourense y en la primera rotonda recibir la llamada de Isa. Me comentaba que le había dado un bajón y estaban por irse directamente al hotel. Estaba muy cansada y que el calor la había matado. Paramos en la rotonda y se lo comento a Silvia, que se quejaba del calor igualmente. Total, que a pesar de estar ya muy, muy cerquita del objetivo, decidimos irnos al hotel y retirarnos debido al asfixiante calor.

El trayecto a Monforte de Lemos nos permitió pasar por parte de la ruta de los Cañones del Sil. Lo malo de todo es que íbamos en una carretera nacional atascada y con línea continua. Esto hizo que el calor afectara muy negativamente a Silvia, por lo que tuvimos que parar a refrescarnos.

Una vez que llegamos a Monforte de Lemos y nos acomodamos en el hotel nos refrescamos por fuera, descansamos y salimos al pueblo a pasear y refrescarnos por dentro con unas buenas cervezas. Las Vacaciones 2019 comenzaban su periplo más divertido a partir del siguiente capítulo. No te lo pierdas.

Aquí algunas fotos de nuestro paseo:

Curioso comentario que nos encontramos paseando por Monforte de Lemos
Castelo de Monforte de Lemos
Un puente precioso. En los alrededores degustamos unos buenos tercios de buena cerveza
Isa y José disfrutando de las vistas desde el puente

About the author

Comments

  1. Buf, menuda páliza, Marcos. Orense tiene fama de que cuando pega el calor, pega igual que en Sevilla. PEro bueno, eso se arregla con una buena ducha, una cerveza fria y un buen paseo por esa ciudad. Qué envidia sana me está entrando !!!

    1. Pues a coger la moto y a viajar… Que son dos días y uno está lloviendo!!!
      El próximo capítulo es uno de los que más disfrutamos la moto. En total fueron más de 10 horas, pero de paisajes y curvas increíbles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.